LOS DESTINOS FRÍOS MÁS ROMÁNTICOS – LUNA DE MIEL

10 DICIEMBRE 2018

Como bien sabemos, planear una boda no es fácil. Elegir lugar para celebrarla, vestido, detalles, menús y… ¡destino para la luna de miel!

La luna de miel es el primer gran viaje que los novios van a realizar después de darse el “sí quiero”. Si sois amantes del frío y de la nieve, este artículo os va a interesar J. En Jardín de Azahares queremos ayudaros en todo lo posible, os contamos los destinos fríos más románticos para la luna de miel.

 

Alpes Suizos

Aventura, relax y una gastronomía exquisita. En los Alpes suizos podéis disfrutar de la montaña y de los paisajes y seguidamente, refugiaros del frío frente a una chimenea. Además, si os gusta practicar snowboard o esquí, este lugar os va a encantar. Por otra parte, si preferís planes más tranquilos, el senderismo por la montaña os va a revelar paisajes increíbles.

Sus destinos más populares incluyen Davos o St. Moritz.

 

Moscú – Rusia

Si sois amantes del frío extremo, ¿Por qué no pasar vuestra luna de miel en Moscú? Las temperaturas máximas en invierno no suelen llegar a los 0ºC y pueden llegar a mínimas de hasta -40ºC. Debido a sus bajas temperaturas, la nieve suele estar presente durante todo el invierno. Aun así, Moscú ofrece paisajes únicos y especiales que son difíciles de olvidar.

En Moscú podéis encontrar múltiples catedrales como la del Cristo Salvador o la de San Basilio en la plaza Roja. Si os consideráis aficionados al arte, en el Museo Pushkin podréis disfrutar de más de 500.000 obras.

 

Dublín – Irlanda

Dublín ha sido nombrada la ciudad más amigable de Europa; además de obtener el título de La Ciudad Literaria, otorgado por la UNESCO.

Adentrarse en las calles de Temple Bar y disfrutar de una cerveza negra mientras un grupo de música toca en directo es una parada obligatoria. En Dublín también podéis disfrutar de un paseo por el famoso Trinity College, el río Liffey y Phoenix Park.

Otra opción muy popular es alquilar un coche y descubrir los rincones más mágicos de Irlanda: los acantilados de Moher, la calzada Gigante o el Anillo de Kerry son solo algunos de ellos.

 

Islandia

¿Quién no ha oído hablar de las auroras boreales? Esta es la razón por la que Islandia es más conocida. Aun así, no se puede garantizar que se pueda ver una durante la estancia; el tiempo cambia mucho y a veces, no permite disfrutar de esta inolvidable experiencia. Pero, lo cierto es que, durante las estaciones de mayor oscuridad, invierno y otoño, la probabilidad de ver este fenómeno natural aumenta.

En el caso de no poder ver una aurora boreal, tenéis multitud de actividades y paisajes para visitar. Visitar su capital Reikiavik, alguna de sus cataratas como Dettifos o darse un baño en sus conocidas aguas termales (cálidas a pesar del frío) son experiencias extraordinarias.

 

Canadá

Si vuestro destino para la luna de miel es Canadá, no podéis perderos las famosas Cataratas del Niágara. Además, durante ciertas noches del año estas son iluminadas por 1.400 bombillas LED. Las bombillas permiten 1.800 combinaciones de colores, creando un espectáculo que no deja indiferente a nadie.

A pesar de que el mayor atractivo turístico de Canadá son las cataratas del Niágara, no es el único. En Canadá abundan los impresionantes paisajes naturales. Un ejemplo de ello es el lago Louis o los lagos del parque nacional de Jasper.  

Toronto, a pesar de que no es la capital de Canadá, es la ciudad más grande del país. En esta ciudad podrás disfrutar de múltiples restaurantes, bares, y tiendas. Además, si os gustan las compras, en Toronto podréis visitar uno de los centros comerciales más grandes del mundo; el West Edmonton Mall.

Otra ciudad imprescindible para visitar es Québec, declarada Joya del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En ella podrás encontrar verdaderas maravillas arquitectónicas, así como multitud de museos e inolvidable gastronomía.

 

Fiordos Noruegos

Finalmente, nuestro último destino son los fiordos noruegos. Los que han visitado estos paisajes, se han quedado maravillados con su riqueza natural. Un lugar alejado de la civilización en el que reina la paz y tranquilidad.

A pesar de que existen más de 1000 fiordos, los más conocidos, como Lysefjord o Sognefjord son accesibles tanto para visitas guiadas, como para particulares. Además, existen senderos que permiten descubrir algún pueblo inesperado por las rutas. Otra opción es contratar un crucero; con él podréis apreciar los fiordos más de cerca.

Parejas que han escogido Noruega como su destino para la luna de miel, recomiendan alojarse en Bergen. Esta es una ciudad tranquila que se caracteriza por sus coloridas casas; incluso su barrio de Bryggen ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

 

Desde Jardín de Azahares esperamos que os haya gustado nuestra selección de los 6 destinos fríos, más románticos para la luna de miel. Si todavía no te ha quedado claro cuál elegir, no te preocupes, sea cual sea, estamos seguros de que será inolvidable. Estad atentos… pronto os contaremos los destinos cálidos más románticos…